Crisis de los contenedores – escasez de chips, consecuencia de la pandemia o estrategia de especulación?


Si el 2020 lo recordaremos como el año de la pandemia, el 2021 lo disputó la llamada crisis de los contenedores, una crisis logística de carácter histórico que está afectando al comercio mundial y a las grandes industrias alimentarias y electrónicas, entre otras, que continúa afectando a comienzos del 2022.

crisis de los contenedores

Los chips son suministros necesarios para la fabricación de computadoras y otros dispositivos digitales que podemos encontrar en automóviles y electrodomésticos. Desde Samsung, Apple y la multinacional Ford sienten la falta de materiales semiconductores para la fabricación de chips. Un punto controversial es que Samsung es el segundo productor mundial de estos materiales, luego de Taiwán Semiconductor Manufacturing Company (TSMC). ¿Dónde está la raíz de esta crisis?

Por la crisis de contenedores en 2021, se ha generado una escasez de microchips. Mientras la demanda de celulares, computadoras y automóviles ha aumentado en virtud del aislamiento mundial vivido por el coronavirus.

Con la crisis de los contenedores las ganancias aumentaron, los materiales van disminuyendo

Los sectores de tecnología, videojuegos, electrodomésticos y automóviles se encuentran navegando los resabios económicos que ha provocado la pandemia por coronavirus. Pero al día de hoy no pueden cubrir el aumento de la demanda mundial. También es sabido que las empresas multinacionales recibieron ganancias en billones de dólares durante la pandemia.

Detrás de la nueva guerra fría que inició en 2018 entre Estados Unidos y China y frente a la concentración manufacturera de chips en Taiwán y Corea del Sur, existen intereses económicos que podrían habilitar un reordenamiento de estas industrias en Latinoamérica. Asimismo, China negocia con Taiwán para producir chips en conjunto, con inversiones multimillonarias. En cambio, Estados Unidos bloqueó el ingreso de productos chinos al país y piensa en diversificarse hacia el sur.

Nada nuevo en la historia, es que las plantas de fabricación de chips generan daño ambiental y destrucción de aguas y ríos. El cambio climático ha afectado a las plantas productoras de Taiwán, dejándolas sin agua. De ahí la necesidad de expandirse a otros países. Alicia Valero, investigadora de Ecología Industrial alerta sobre esta situación en El Diario: «En lo que llevamos de siglo XXI hemos consumido tanto cobre como en toda la historia de la humanidad. La crisis de los microchips es solo un síntoma, la punta del iceberg. Si seguimos a este ritmo, toda la transición ecológica y digital está en riesgo».

¿Qué es lo que está en juego en esta disputa por los chips y semiconductores?

Nada menos que el mercado internacional de las telecomunicaciones y la ciencia de datos. Puede hablarse de un futuro virtual, de ciudades inteligentes y del famoso metaverso. Y es que esa realidad ya se antepone a la crisis de contenedores.

Escasez de chips en el mundo, ¿consecuencia de la pandemia o estrategia de especulación?

En El Espectador se publicaron algunas cifras relacionadas: “Para 2020, las ventas de semiconductores llegaron a US$439.000 millones, lo que representó un incremento de 6,5 % frente a los números registrados en 2019 (US$412.300 millones), de acuerdo con la SIA, gremio global de los fabricantes de esta tecnología”.

Si bien la caída de ventas de autos el año pasado tuvo consecuencias en la industria automotriz, la pérdida sigue siendo poca. Esta industria mundial representa aproximadamente $37 billones de dólares para los productores de chips, donde están las grandes multinacionales como Toyota y Volkswagen que gastan $4 billones cada una. ¿4 billones? Nada en comparación con las multinacionales tecnológicas. Solamente Apple gasta $56 billones al año en materiales semiconductores para sus productos. Entonces, claramente tienen prioridad en el abastecimiento.

Sin embargo, desde la compañía TSMC, hay algunas declaraciones que dan indicio de que la escasez de microchips está siendo inducida por otras grandes empresas. Respecto a esto, Mark Liu, CEO de TSMC confirma esta situación: “Definitivamente hay personas y empresas acumulando chips quién sabe dónde en la cadena de suministro”.

Estas declaraciones desvelan cierta especulación en el mercado asiático de los chips. Asimismo, desde Nvidia especularon que los precios podrían normalizarse recién hacia finales de 2022. A esto se le contrapone los ingresos multimillonarios que ha generado esta empresa solamente en el tercer trimestre de 2021, de $ 7.10 mil millones. La cifra ha aumentado en un 50% con respecto al mismo período del año anterior. Lo cual nos genera dudas con respecto a la escasez de microchips y los negocios que estarían funcionando detrás de esto, quien paga los costos es siempre el consumidor.

Crisis de contenedores - escasez de chips, consecuencia de la pandemia o estrategia de especulación?

Post Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.